Resumen ejecutivo

Aunque la inteligencia (IQ) es importante para alcanzar el éxito en la vida, la Inteligencia Emocional (IE) es clave para que te puedas relacionar bien con otros y al hacerlo puedas alcanzar tus metas. Mucha gente cree que la inteligencia emocional es por lo menos tan importante como la inteligencia “regular” y una gran cantidad de organizaciones toman en cuenta la IE para promover y retener al talento de su organización.

La Inteligencia Emocional es estar consciente de tus acciones y tus sentimientos y cómo estos afectan a la gente que te rodea. También significa que valoras a los demás, escuchas sus necesidades y deseos y eres capaz de generar empatía o identificarte con las personas en muchos niveles diferentes.

Introducción

Probablemente conozcas gente, ya sea en el ámbito laboral o en tu vida personal, que es realmente muy buena escuchando. No importa en qué situación estés, parece que siempre saben justo lo que hay que decir – y cómo decirlo – de modo que no te sientas ofendido o enojado. Siempre son atentos y considerados e incluso, si no encuentras la solución a algún problema, seguro te vas sintiendo mucho más optimista y con mayor esperanza.

De igual forma, quizás conozcas gente que en realidad son maestros en manejar sus emociones. No se enojan en situaciones estresantes. En lugar de ello, tienen la habilidad para mirar un problema y con toda calma, buscar una solución. Son excelentes tomadores de decisiones y saben cuando confiar en su intuición. Sin importar sus fortalezas, sin embargo, habitualmente están dispuestos a auto-evaluarse de manera honesta. Aceptan muy bien la crítica y saben cuando usarlas para mejorar su desempeño.

La gente como esta tiene un alto grado de Inteligencia Emocional (IE). Se conocen muy bien a sí mismos y son capaces de sentir las necesidades emocionales de otros.

¿Te gustaría mejorar estos aspectos?

Entre más y más gente acepta que la IE es tan importante para su éxito personal como las habilidades técnicas, las organizaciones están usando, cada vez con mayor frecuencia, criterios de IE al contratar o promover a sus colaboradores.

Por ejemplo, una empresa muy grande de cosméticos, recientemente modificó su proceso de contratación para personal de ventas para elegir candidatos con base en su IE. ¿El resultado? La gente de ventas contratada usando el nuevo proceso, vendió en promedio, $90,000 USD más que la gente seleccionada con el método anterior. De igual forma se ha reducido de manera significativa el índice de rotación de personal entre el grupo seleccionado por su IE.

Así que, ¿De qué se trata eso de Inteligencia Emocional? ¿Qué puedes hacer para mejorar?

¿Qué es Inteligencia Emocional?

Todos nosotros tenemos distintas personalidades, diferentes necesidades, deseos y formas de mostrar nuestras emociones. Navegar por todo esto requiere de tacto y de astucia – Especialmente si esperamos tener éxito en la vida. Aquí es donde la inteligencia emocional se torna importante.

La Inteligencia Emocional es la habilidad de reconocer tus propias emociones, entender lo que te están diciendo y darte cuenta de cómo tus emociones afectan a la gente a tu alrededor. La Inteligencia Emocional también envuelve tu percepción de otros: Al entender la forma en que sienten, te permite manejar las relaciones de manera más efectiva.

La gente con alto grado de IE es, habitualmente, exitosa en la mayoría de las cosas que hace. ¿Por qué? Porque son los que otras personas quieren en su equipo. Cuando la gente con una alta IE envía un correo electrónico, éste es contestado. Cuando necesitan ayuda, la obtienen. Debido a que hacen que otros se sientan bien a su alrededor, transitan por la vida mucho más suave que aquellos que se enojan o molestan fácilmente.

Características de la Inteligencia Emocional

Daniel Goleman, un psicólogo estadunidense, desarrollo un marco de referencia que consta de cinco elementos que definen la Inteligencia Emocional:

1. Auto-consciencia

La gente con un alto grado de IE es habitualmente muy consciente de sí misma. Entienden sus emociones y debido a ello, no dejan que sus sentimientos los gobiernen. Son seguros de sí mismos porque confían en su intuición y no dejan que sus emociones los saquen de control.

También están dispuestos a dar una mirada honesta a sí mismos. Conocen sus fortalezas y debilidades y trabajan en aquellas áreas de modo que puedan mejorar su desempeño. Mucha gente cree que esta auto-consciencia es el aspecto más importante de la Inteligencia Emocional.

2. Auto-regulación

Esta es la habilidad de controlar las emociones y los impulsos. La gente que se auto-regula, típicamente no se permite ser muy enojón o celoso y no toman decisiones impulsivas sin cuidado. Piensan antes de actuar.

Las características de la auto-regulación son consideración, comodidad con el cambio, integridad y habilidad para decir no.

3. Motivación

La gente con un alto grado de inteligencia emocional, es habitualmente motivada. Están dispuestos a aplazar los resultados inmediatos por un éxito a largo plazo. Son altamente productivos, aman el cambio y son muy efectivos en cualquier cosa que llevan a cabo.

4. Empatía

Este es quizás el segundo elemento en orden de importancia de todo el modelo de Inteligencia Emocional.

La empatía es la habilidad para identificarte con y entender los deseos, necesidades y puntos de vista de aquellos a tu alrededor. La gente con empatía es buena reconociendo los sentimientos de otros, incluso cuando estos no son obvios. Como resultado, la gente empática es excelente en el manejo de relaciones, escuchando y relacionándose con otros. Evitan hacer estereotipos y juzgar demasiado rápido, viven su vida de manera muy abierta y honesta.

5. Habilidades sociales

Es habitualmente muy fácil hablar y congeniar con gente que tenga buenas habilidades sociales, otro de los signos que indican una inteligencia emocional alta. Aquellos con fuertes habilidades sociales, son habitualmente, jugadores de equipo. En lugar de enfocarse primero en su propio éxito, buscan ayudar a que otros se desarrollen y brillen. Pueden manejar disputas, son excelentes comunicadores y son maestros en crear y mantener relaciones.

Como ya habrás determinado, la Inteligencia Emocional puede ser la clave para alcanzar el éxito en tu vida, especialmente, en tu carrera.

La habilidad para administrar gente y relaciones es bien importante en todos los líderes, así que desarrollándola y usándola puede ser una buena forma de mostrarle a los demás el líder que llevas dentro.

Cómo mejorar tu Inteligencia Emocional

La buena noticia es que la Inteligencia Emocional puede ser enseñada y desarrollada. Muchos libros y pruebas están disponibles para ayudarte a determinar tu nivel actual de IE e identificar hacia dónde deberías enfilar tus esfuerzos para mejorar. En términos generales puedes seguir estos consejos:

Observa la forma en que reaccionas ante la gente. ¿Te apresuras en establecer juicios antes de conocer todos los hechos? ¿Estableces Estereotipos? Observa honestamente la forma en que interactúas con otras personas. Trata de ponerte en su lugar y se más abierto a aceptar nuevas perspectivas y necesidades.

Observa tu ambiente interno de trabajo. ¿Buscas atención y reconocimiento por tus logros? La humildad puede ser una gran cualidad y no significa que seas introvertido o que te falte confianza en ti mismo. Al practicar la humildad, estás diciendo que sabes lo que hiciste y que puedes estar muy confiado al respecto. Da a otros la oportunidad de brillar. Pon el foco en ellos y no te preocupes mucho de tener reconocimiento para ti mismo.

Lleva a cabo una autoevaluación. ¿Cuáles son tus debilidades? ¿Estás dispuesto a aceptar que no eres perfecto y que podrías trabajar en algunas áreas para convertirte en una mejor persona? Ten el coraje de observarte a ti mismo de manera honesta. Puede representar un importante cambio en tu vida.

Examina la forma en que reaccionas a situaciones de estrés. ¿Te enojas cada vez que hay un retraso o algo no sucede de la forma en que quieres? ¿Culpas a otros o te enojas con ellos, aun cuando ellos no fallaron? La habilidad de mantener la calma y el control en situaciones difíciles es altamente valorada en el mundo de los negocios y fuera de ellos. Establece un propósito para mantener tus emociones bajo control cuando las cosas no van bien.

Toma responsabilidad por tus acciones. Si lastimas los sentimientos de alguien, discúlpate directamente. No ignores lo que hiciste o evites a la persona. La gente habitualmente está más dispuesta a perdonar y olvidar si haces un intento honesto de mejorar las cosas.

Examina la forma en que tus acciones afectan a otros, antes de tomar dichas acciones. Si tu decisión va a impactar a otros, ponte en sus zapatos. ¿Cómo se sentirán si haces esto? ¿Quisieras esta experiencia? Si de cualquier forma debes tomar acción ¿De qué forma puedes ayudar a los demás a lidiar con sus efectos?

Autor: Jorge Valdés Garciatorres, PMP, SMC.

Opt In Image
¡Suscríbete a Proyectum!

Recibe lo mejor de Proyectum en tu correo