Con tan solo 25 años, un joven que había crecido bajo el cuidado de una familia adoptiva de clase media, se convierte en millonario cuando la compañía de tecnología que había cofundado comienza a cotizar en la Bolsa de Valores. Estas pocas líneas bastarían como punto de partida para un argumento sólido que se pudiera llevar al cine. Lo que resulta sorprendente es que hay muchos más pasajes igual de interesantes que nutrirían a dicho argumento, como por ejemplo, que este joven, el cual nunca concluyó sus estudios universitarios, logró redefinir al menos cuatro industrias. Y lo que resulta aun más sorprendente, es el hecho de saber que esta historia no solo es ficción sino que pertenece a una de los hombres más brillantes de los últimos años.

Steven Paul Jobs, nació el 24 de febrero de 1955 en California, Estados Unidos. Aunque asistió un periodo muy corto a la universidad, cofundó una empresa que, hoy por hoy, es de las más valiosas a nivel mundial. Su visión le permitió crear productos que terminaron transformando industrias por completo.

La industria de la computación la revolucionó en dos ocasiones, la primera de ellas dio inicio a la compañía que hoy conocemos en todo el mundo como Apple. Steve Jobs creía que las computadoras deberían ser accesibles a cualquier persona y no solo a las grandes instituciones. De este modo la computadora Apple II se comercializó en masa, lo que impulsó la industria de las computadoras personales como ninguna otra. En el 2010, Steve Jobs volvió a sacudir esta industria al presentar el iPad y con esto, un nuevo mercado se dio paso, el mercado de las tabletas.

Otra industria que vio notables cambios gracias a Jobs fue la de la música, una industria que se encontraba en una terrible crisis a causa de las descargas ilegales por Internet. Con la aparición del iPod y la tienda en línea iTunes, se dio inicio a un periodo de transformación en la manera en que consumimos música, e incluso otros formatos como el video, que nos lleva al día de hoy a los servicios de streaming.

El cine animado fue sin duda otra de las industrias que se vio revolucionada gracias a la visión de Jobs. A través de los dibujos animados que se realizaban en Pixar, una empresa que había comprado después de que lo echarán de Apple en 1985 y con la cual se sentía profundamente atraído pues de acuerdo a su propia definición era una combinación de arte y tecnología, dos de sus grandes pasiones.

El 9 de enero de 2007, Steve Jobs daría uno de sus mejores discursos al momento de presentar el primer iPhone, un dispositivo que vino a cambiar por completo la telefonía móvil y que dio paso al nacimiento de una nueva industria, la de las Aplicaciones.

Hoy se cumplen seis años desde que Steve Jobs falleciera, dejando un legado que se hará presente durante muchos años más, su historia seguirá siendo contada en decenas de libros, artículos y en el mundo del cine, y su personalidad seguirá siendo objeto de estudio, entre quienes lo veían como un líder imponente y quienes lo tachan de tirano. El hecho es que su nombre ya quedó grabado en la historia como una de las mentes más brillantes de todos los tiempos.

“Mantente hambriento, mantente alocado”.- Steve Jobs, en su discurso de 2005 en la Universidad de Stanford.

Sobre el autor: Omar García.

Este artículo fue publicado el 2 de octubre de 2013. Si quieres conocer estas historias en el
momento en que las publicamos y antes que nadie, suscríbete a nuestro boletín quincenal Proyectum.
Opt In Image
¡Suscríbete a Proyectum!

Recibe lo mejor de Proyectum en tu correo