Este artículo es una colaboración de Francisco Vela, autor de la web Gestión de Proyectos Master.

La motivación de los integrantes del equipo de proyecto es un factor sin duda decisivo para el éxito del mismo. Un enfoque tradicional de los factores motivacionales nos diría que el salario es el factor más decisivo. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos hay otros factores al menos igual de importantes que el salario, y cuya consideración marca la diferencia en una empresa con éxito.

Estos son nuestros consejos para aumentar la motivación de los trabajadores de tu proyecto sin apenas costes adicionales:

1 – Elogiar a tu equipo.

Aprendemos desde pequeños que el comportamiento erróneo debe ser discutido y penalizado, pero a veces esto nos hace olvidar lo importante que es alabar el buen comportamiento, los buenos resultados. Esto refuerza las actitudes positivas, lo cual es mucho más importante que criticar los comportamientos negativos. Un elogio es un gran premio para la mayoría de los trabajadores, y poderse sentir alabado frente al resto del equipo hará que merezca la pena realizar un buen trabajo. Además, te recomendamos que uses ocasiones como la ronda de presentación durante la visita de un suministrador o cuando empieza un nuevo trabajador para destacar las cualidades positivas de los componentes de tu equipo de trabajo. No dudes en nombrar también facultades del ámbito privado como “David es un apasionado corredor de maratones y es la persona que conozco con el mejor tiempo en una maratón” o “La pasión de Miguel es el aeromodelismo, le tienes que pedir que te enseñe su impresionante colección”. Esto hará que los componentes de tu equipo se sientan premiados y pertenecientes al grupo.

2 – Tener un buen ambiente de trabajo.

El trato correcto entre los integrantes de tu equipo es una condición necesaria para un ambiente de trabajo positivo, pero si queremos aumentar la motivación debemos incorporar la diversión en el trabajo. Cosas como pequeños juegos, bromas recurrentes o celebrar las ocasiones especiales harán que tu equipo comience cada jornada laboral con energía y motivación.

3 – Promover a los componentes del equipo.

Una promoción no tiene que venir acompañada necesariamente de un aumento de salario. Para muchos empleados, la posibilidad de asumir mayor responsabilidad o de representar al departamento o a la compañía de cara a personal externo supone un premio al ir asociado con la mayor confianza de la empresa en su persona. Además gracias a estas promociones tu equipo tiene la posibilidad de aprender y crecer como empleados, lo cual amplía sus posibilidades futuras.

4 – Beneficios adicionales.

Muchas veces no será posible que como jefe de proyectos decidas directamente sobre este tipo de medidas, pero quizás puedas influir en la gerencia. Beneficios adicionales para los trabajadores de una empresa pueden ser: poder traer a los hijos o las mascotas al trabajo, disponer de horarios flexibles, un comedor de empresa, etc. Hay muchos beneficios que no tienen por qué suponer un gran gasto para la empresa pero que harán que el trabajador valore su puesto de trabajo.

5 – Capacitación.

La capacitación no tiene por qué ser solamente en forma de caros cursos externos. También podemos poner libros a disposición de los trabajadores, cursos online, organizar cursos internos de unos empleados expertos a nuevos empleados. Otra posibilidad puede ser asignar a mentores que se ocupen de ayudar y formar a algunos trabajadores. Aprender y tener la posibilidad de hacer su trabajo cada vez mejor es un gran factor de motivación para muchos trabajadores.

6 – Liderazgo.

Un grupo de trabajo requiere de un gestor que les lidere correctamente. Este gestor debe coordinar las actividades, darles un sentido dentro del proyecto, informar sobre riesgos o cambios en el proyecto y hacer que los componentes se sientan como un equipo de trabajo, con un objetivo común claro y alcanzable. Además, un buen líder tiene una visión a largo plazo que hace que el equipo se sienta seguro. Esta seguridad es otro de los factores motivantes para un equipo.

Te proponemos que, para empezar, tomes aquel de los seis factores anteriores que consideres más deficiente en tu grupo e intentes mejorarlo todo lo posible durante al menos cuatro semanas, observando cómo la motivación de tu equipo aumenta al percibir los cambios.

Autor: Francisco Vela.

Opt In Image
¡Suscríbete a Proyectum!

Recibe lo mejor de Proyectum en tu correo