VUCA es un acrónimo en inglés que significa: Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo, nada mejor para describir el mundo actual de los negocios. Quien está consciente de que el mundo de los negocios es VUCA seguramente ha llegado a reflexionar sobre la necesidad de realizar cambios en las formas establecidas, romper paradigmas y revolucionar pensamientos.

Para que una organización pueda mantenerse relevante en el entorno VUCA debe estar abierta a abrazar nuevas ideas que le permitan ser innovadora, la innovación es el mejor antídoto contra un mundo volátil. Aunque para muchos, lo primero que viene a nuestra mente cuando pensamos en equipos de trabajo innovadores es un grupo de jóvenes en una startup, no necesariamente debe ser así, la realidad es que formar estos equipos para que piensen en crear productos como nadie lo ha hecho antes requiere un cambio de mentalidad que comienza con el liderazgo.

El Design Thinking es una metodología de resolución de problemas probada y repetible. Una de sus características principales es que se centra en entender y dar solución a las necesidades reales de los usuarios. Esta metodología se basa en la forma en la que trabajan los diseñadores de producto, quienes van más allá de centrar su pensamiento solo en el producto, pues tienen la sensibilidad para ponerse en los zapatos de los posibles usuarios y son observadores ante cualquier detalle que pueda brindar información trascendente.

Podríamos decir que el Design Thinking es la solución mágica a los desafíos que vive a diario una organización en un mundo bajo condiciones VUCA, pero la verdad es que no hay soluciones mágicas, lo que sí nos atrevemos a decir es que esta metodología ha sido un pilar importante en organizaciones afamadas como innovadoras, tal es el caso de IDEO, una firma internacional de diseño y consultoría, que entre sus productos desarrollados puede presumir el primer mouse de Apple y una infraestructura tecnológica centrada en el cliente para la tienda Prada en Nueva York.

De acuerdo al sitio designthinking.es esta metodología hace coincidir: “Las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible y con lo que una estrategia viable de negocios puede convertir en valor para el cliente, así como una gran oportunidad para el mercado”. La empatía para entender los problemas, necesidades y deseos de los potenciales consumidores es el punto de partida, para proponer ideas innovadoras que no solo dejen satisfecho al cliente sino que también como organización nos generen una utilidad.

Este enfoque, de ponerse de lado del consumidor para entender sus necesidades, hace mucho sentido cuando lo comparamos con la metodología Lean Startup de Eric Ries, que menciona que, “Las startups necesitan un contacto extensivo con los consumidores potenciales para entenderlos y, por lo tanto, es necesario levantarse de la silla e irlos a conocer”.

Ambas metodologías nos insisten en ser empáticos con las necesidades de los consumidores. En la profesión de Administración de Proyectos abundan los ejemplos de casos donde el proyecto va muy avanzado, o en el peor de los casos, ya se está entregando y la dura realidad es que el entregable no cumple con las expectativas del usuario o de los interesados en general. La metodología Design Thinking nos puede ayudar con este problema tan común.

El tema es bastante interesante como para abordarlo todo en un artículo. Por el momento es importante cerrar mencionando las cinco etapas que componen el proceso de Design Thinking: Empatizar, Definir, Idear, Prototipar y Hacer Pruebas. En el siguiente artículo abordaremos a fondo estas etapas, suscríbete a nuestro boletín y se de los primeros en recibirlo.

Sin importar la industria, la innovación es algo que cualquier organización busca para mantenerse adelante en la competencia y no ser aplastado por el entorno global VUCA. El liderazgo debe fomentar el potencial creativo de los colaboradores a través de nuevas formas de pensar como el Design Thinking, Lean Startup, SCRUM y más.

Sobre el autor: Omar García

Opt In Image
¡Suscríbete a Proyectum!

Recibe lo mejor de Proyectum en tu correo