Si la comunicación es el herramental básico con el que enfrentamos las interacciones cotidianas, aprendamos algunas ideas que nos ayuden a mejorarla.

En el libro de La Quinta Disciplina, Peter M. Senge nos plantea una explicación gráfica del periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial y que se llamó la guerra fría. El gráfico en cuestión es el siguiente:

Por un lado los americanos decían:

modelo telegráfico Armas Rusas

Por su lado los soviéticos sostenían que:

modelo telegráfico Armas Americanas

Cada bando parece acusar al otro de la elección de su comportamiento. Al final, Senge nos aclara que esta cuestión es en realidad un Ciclo Reforzador, por su naturaleza destructiva, Ciclo Reforzador Negativo, que crece como una bola de nieve (Círculos viciosos, en lenguaje común).

Circulo vicioso

Esta concepción puede sonarnos explicativa, pero un poco ajena a nuestra realidad cotidiana. Permítanme cambiar los actores de dichas interacciones comunicativas.

comportamiento Esposa sospechoso

Comportamiento Hija sospechoso

comportamiento Jefe sospechoso

Quizás parezca que me estoy poniendo paranoico o que sienta que el universo está conspirando en mi contra. Es probable también que con motivo de mi próximo cumpleaños, estén planeando una fiesta sorpresa y ese es el motivo de su comportamiento sospechoso.

Esta forma de ver la comunicación, dice Peter M Senge implica una visión asistémica. Todos, en un momento, perdemos de vista nuestra participación en el proceso de comunicación de modo sistémico. Pareciera que siempre estamos reaccionando a lo que los demás hacen. Yo sólo soy víctima de mis circunstancias y reacciono. Así aprendemos a jugar el rol de `victima´.

Esta manera de ver las cosas está sustentada en un modelo desarrollado por Claude Shanon que se conoce como el enfoque telegráfico o el modelo telegráfico de la comunicación. Esto nos dio una idea de un modelo lineal de comunicación, incluso en la línea del tiempo.

En comunicación humana, entonces utilizábamos este modelo, Emisor, mensaje y receptor:

Comunicación Emisor

Este modelo tiene algunas implicaciones:

  • Es lineal
  • Va del pasado al futuro
  • Se toman alternativamente los roles de emisor y receptor
  • Se completa cuando el receptor interpreta el mensaje
  • Es asistémico
  • El otro enfoque de la comunicación o modelo orquestal de la comunicación, está sustentado en el modelo de comunicación diseñado por Norbert Winner. Este autor trabajaba en los sistemas de control de los cohetes teledirigidos. Un cohete teledirigido está basado en el flujo de información que el cohete envía a la base, para que ésta tome decisiones de ajuste para dejarlo seguir o cambiar la dirección con el propósito que atine en el blanco. Esto implica un flujo permanente de información del cohete a la base (Información) y de la base al cohete (Retroinformación, retroalimentación o feedback).

    Llevado al modelo de comunicación humana, esto propició un cambio de conceptualización. Desde luego generamos un gráfico más parecido al de los ciclos reforzadores. Pero empezamos a descubrir la aparición del concepto de retroalimentación. Muchos de los procesos actuales de gestión en las organizaciones, están basados en estos principios: La evaluación del desempeño de los colaboradores, las evaluaciones de reacción en los cursos, los niveles de satisfacción de los clientes de nuestros productos y servicios; y desde luego, los tableros de comando (Balanced Score Card)

    Emisor Retroalimentacion comunicacion

    También este modelo tiene algunas implicaciones:

  • Es cíclico
  • Vive en un presente continuo
  • Los roles de emisor y receptor son simultáneos
  • No se completa o termina, sino que es un flujo constante y temperado
  • Y, desde luego, es sistémico.
  • Opt In Image
    ¡Suscríbete a Proyectum!

    Recibe lo mejor de Proyectum en tu correo