A la gran mayoría nos resulta tentador romper con la rutina laboral por unos días, olvidarnos del trabajo y salir de vacaciones.

Aunque cada organización tiene sus propias políticas de vacaciones, en algunas ocasiones, a ciertas personas les resulta complicado establecer el momento adecuado en el que deben tomarse unos días de descanso. Por esta razón, aquí te compartimos 5 señales que te ayudarán a saber si te urge tomar vacaciones.

1- Lo único que piensas es en trabajo. Si has notado que en las últimas semanas lo primero que piensas al despertar es en los pendientes de la oficina, y al llegar la noche te duermes revisando tus correos, es síntoma de que tu vida está siendo absorbida por las ocupaciones del trabajo.

Quienes disfrutamos de nuestro trabajo, gozamos de hacerlo más allá de un horario establecido. Sin embargo la vida se compone de muchas cosas más.

2- Tu imagen lo dice todo. Quizá tú no lo notes porque has estado muy ocupado con los pendientes del trabajo, pero escucha a tus amigos, compañeros de oficina y a tu propia pareja. Pon atención y si de estas personas escuchas últimamente cosas como: “¿no has dormido bien?”, “¡Descansa!”, “Te veo como enojado… ¿o estás preocupado por algo?”, “¿estás bien?”, entre otras parecidas, entonces es claro que tu aspecto está hablando por ti.

El exceso de estrés nos puede derivar en una variedad de problemas de salud, los cuales podemos evitar bajándole al ritmo que llevamos.

3- Irritable a la menor provocación. ¿La tolerancia no está siendo precisamente una de tus principales cualidades en los últimos días? En caso de notar que últimamente has gritado más de la cuenta, que eres poco tolerante a los mínimos errores y has entrado en discusiones por temas que en otro momento hubieras evitado, no cabe duda que necesitas despejar unos días tu mente.

Mantener la cabeza fría en las negociaciones nos va a permitir pensar con mayor claridad y tomar decisiones más asertivas.

4- Errores más de los normales. Todos cometemos errores, es un hecho. Pero cuando tus niveles de concentración son bajos, empiezas a cometer errores tan básicos como absurdos, los cuales de alguna u otra forma llegan a afectar, no solo a ti, si no a tu equipo de trabajo.

Salir de vacaciones unos días te hará olvidar de los pendientes del trabajo. A tu regreso, traerás contigo nuevamente, esa concentración que te ayudará a cometer la menor cantidad posible de errores.

5- Frustración – depresión. A pesar de que tienes mucho trabajo y pasas horas frente a tu computadora, en el fondo sientes una frustración cuando ves que el día otra vez se acabo y no has terminado con los pendientes. Esta frustración casi de inmediato comienza a transformarse en depresión y te comienzas a cuestionar si vale la pena tanto esfuerzo, si necesitas un cambio, si es momento de tirar la toalla, en fin.

Quizás lo único que necesitas es darte cuenta que el trabajo es un proceso que nunca termina y que a veces olvidarse de todo, no es irresponsabilidad si no es algo sano.

Para muchos, un periodo vacacional se aproxima por la época de pascua, para otros no queda más remedio que trabajar. Pero si tienes la opción de elegir unos días de descanso y tienes dudas sobre si en verdad los necesitas, te recomendamos que consideres que si te sentiste identificado con tres o más de los cinco puntos anteriores, no lo pienses más, ¡tomate unas vacaciones!.

Toma en cuenta que un buen líder predica con el ejemplo y toma las vacaciones necesarias. Tal vez no sea necesario que te tomes semanas de descanso en un lugar alejado, quizá con un par de días desconectado de los pendientes sea suficiente para ti.

Opt In Image
¡Suscríbete a Proyectum!

Recibe lo mejor de Proyectum en tu correo