Eric Ries es el creador de la metodología Lean Startup y ha trabajado como miembro de consejo y consultor en varias startups. De manera muy general, el método Lean Startup es un conjunto de prácticas que ayuda a los emprendedores a incrementar las probabilidades de crear una startup con éxito. Puedes consultar nuestro artículo: Principios de Lean Startup.

Ries define una startup como:

Una institución humana diseñada para crear un nuevo producto o servicio bajo condiciones de incertidumbre extrema”.

Steve Blank es reconocido por desarrollar la metodología “Desarrollo de Clientes”, la cual se considera como la piedra angular sobre la que se construye el movimiento Lean Startup de Eric Ries. Tiene más de treinta años de experiencia en la industria de la tecnología, imparte clases en las universidades de Stanford y Berkeley, ha publicado tres libros y creado 8 startups.

Steve Blank ha sido inversor y asesor de Eric Ries. Ambos son una autoridad en el tema de startups, por lo que resulta enriquecedor conocer su opinión respecto a la pregunta ¿Por qué fracasan las Startups?

Según las palabras de Eric Ries las Startups fallan porque “…los fundadores asumen que ya saben en lo que van a trabajar. Ellos toman su plan de negocios y lo tratan como un pronóstico del futuro en lugar de aprovecharlo para hacer conjeturas sobre el futuro. Eso está muy mal.

Las startups no deberían apegarse a un plan de negocio como si este no pudiera sufrir cambios de acuerdo a las necesidades que se vayan presentando.

Por su parte Steve Blank menciona: “La idea principal es que desde hace 10 años hemos tratado a las startups como si fueran versiones más pequeñas de las grandes empresas. Durante los primeros 30 años los fondeos de capital de riesgo les dijeron a las startups en esencia: Las grandes compañías están escribiendo planes de negocios, tú escribe un plan de negocio, las grandes compañías nos dan un retorno de 5 años, ¿Tú nos darás un retorno de 5 años? Ni una sola vez han asumido que las startup son diferentes a las grandes empresas”.

De acuerdo a Steve Blank, en las grandes empresas se ejecutan una serie de datos conocidos. Por ejemplo, estas empresas conocen quiénes son sus consumidores, sus competidores, los rangos de precio en el mercado e incluso para lanzar un producto nuevo, una compañía existente tiene datos conocidos. Las startups desconocen todo lo anterior. Por esta y muchas otras razones, la innovación y el espíritu empresarial entre las startups y las empresas existentes no solo son diferentes, sino que requieren un lenguaje, herramientas y formas de trabajar diferentes.

En conclusión, no es que todas las startups estén sentenciadas a fracasar, simplemente es necesario entender, y esto puede resultar complicado, que una empresa de recién creación se encuentra de frente a un camino desconocido, su día a día es la incertidumbre y los dos principales errores que deben procurar no cometer es apegarse a un plan de negocio como si fuera una ley y operar de la forma tradicional como lo hacen las empresas grandes.

Sobre el autor: Omar García

Opt In Image
¡Suscríbete a Proyectum!

Recibe lo mejor de Proyectum en tu correo