Gestión de los Riesgos del Proyecto

by | Sep 23, 2015 | 0 comments

Lo primero que haremos para comenzar con este tema es definir lo que es un riesgo, de acuerdo al PMBOK: “El riesgo de un proyecto es un evento o condición incierta que, de producirse, tiene un efecto positivo o negativo en uno o más de los objetivos del proyecto…”. Consideramos que es importante recalcar que el riesgo en un proyecto puede ser tanto positivo como negativo, ya que de acuerdo a la percepción que tenemos de la palabra “riesgo”, inevitablemente siempre lo relacionaremos a lo negativo.

Riesgos del Proyecto

Los riesgos positivos son conocidos normalmente como oportunidades y los riesgos negativos como amenazas. El punto es que ambos, tanto oportunidades como amenazas, tienen su origen en la incertidumbre, de tal modo que el director del proyecto debe tener la capacidad de identificarlos, analizarlos y planear respuestas. Tareas que no son fáciles pues se trata de visualizar a futuro.

La Gestión de los Riesgos del Proyecto es una de las 10 áreas de conocimiento de la Dirección de Proyectos, tiene como principales objetivos, aumentar la probabilidad y el impacto de los eventos positivos, y disminuir la probabilidad y el impacto de los eventos negativos en el proyecto. Esta área de conocimiento se compone de 6 procesos:

Planificar la Gestión de los Riesgos.
Identificar los Riesgos.
Realizar el análisis cualitativo de Riesgos.
Realizar el análisis cuantitativo de Riesgos.
Planificar la respuesta a los Riesgos.
Controlar los Riesgos.

De estos seis procesos, cinco se deben ejecutar en la Planeación del Proyecto. Nuevamente la insistencia de tomar la planeación con la debida importancia que requiere en cada proyecto. En el caso especifico de los riesgos, existirán muchos que serán difíciles de identificar al inicio del proyecto, pero son muchos más, los que sí se podrían identificar fácilmente si nos tomamos el tiempo adecuado para sentarnos a planear. Desaprovecharemos oportunidades y dejaremos pasar amenazas si no se realizan análisis mínimos al inicio del proyecto.

La Gestión de los Riesgos se debe abordar en la mayoría de los casos de forma proactiva, dando el tiempo suficiente para visualizar cada situación, hacer un análisis del impacto y tener detalladamente cuál será la respuesta en caso de que sí se llegue a producir. Para los casos donde el riesgo nos tome por sorpresa, indudablemente tendremos que reaccionar lo mejor posible, pero si hemos llevado una correcta planeación de los riesgos, seguramente encontraremos una respuesta más rápida y favorable al riesgo que se nos ha presentado.

Las oportunidades y amenazas siempre estarán rondando nuestros proyectos, no solo al inicio. Llevar un monitoreo de los nuevos riesgos que puedan surgir, y de los que ya se tenían identificados, es tarea importante para el director de proyecto, el cual a su vez, debe gestionar correctamente las comunicaciones, para que cada miembro de su equipo, e incluso cada interesado del proyecto, sean capaces de identificar nuevos riesgos y comunicárselos.

Manejar los riesgos a nuestro favor va a requerir de tener los ojos bien abiertos.

Sobre el autor: Omar García

Suscribete Proyectum