“Hábleme de usted”, ¿Por qué lo debería de contratar?, “Mencióneme sus puntos fuertes y débiles”, “Descríbase en 5 palabras”, ¿Cómo se ve en 5 años? Algunas de estas frases y preguntas las hemos escuchado, o incluso realizado, en una entrevista de trabajo.

Como te ven te contratan

Buscar trabajo es un trabajo y por lo tanto, requiere que nos lo tomemos en serio si en verdad deseamos obtener el puesto que queremos y no solamente el puesto que nos toca. Pensar en cambiar de empleo es una excelente idea, ya que la falta de ambición hacía nuevos horizontes laborales provocan estancamiento y poco a poco van mermando la capacidad de creatividad, pero no se debe perder de vista que un cambio de aires siempre se debe realizar por las razones correctas.

Al igual que algunos animales perciben el temor en los humanos, los buenos reclutadores saben percibir la desesperación, por tal motivo es recomendable que no sólo salgamos corriendo a buscar un nuevo empleo porque en el actual ya nos sentimos frustrados, porque el salario ya no es suficiente para pagar los gatos o porque nos sentimos en un estancamiento profesional.

Como siempre lo recomendamos, hay que planear. Todas las etapas importantes de nuestra vida deben estar sujetas a una planeación. En la etapa inicial de nuestra planeación, debemos ser capaces de responder a las siguientes preguntas: ¿Por qué deseo un nuevo empleo? ¿Seguiré en la misma industria o prefiero cambiar? ¿Buscaré un puesto más alto al que actualmente tengo? ¿Tengo las habilidades que se requieren para el puesto que deseo o requiero capacitación? ¿Podría aceptar un puesto en el extranjero?

Una vez que hemos respondido con honestidad a estas interrogantes es momento de actualizar, currículos, redes sociales como LinkedIn y contactar a amigos o colegas, todo esto encaminado al empleo que deseamos conseguir, es decir, en nuestro currículo y nuestro perfil de LinkedIn resaltaremos aquellas cualidades que pueden parecer interesantes para una vacante en la que nos gustaría aplicar, lo mismo sucede con amigos que contactemos, los cuales deben saber el tipo de puesto que estamos buscando.

Una vez que estamos en el proceso de entrevistas, nuevamente debemos planear, para muchos nos puede parecer lógico que teniendo tanta información al alcance de un clic es obligado hacer una revisión de la empresa a la que nos vamos a presentar para entrevista, conocer sus objetivos, valores, su principal negocio y varios detalles que pueden ser útiles al momento de encarar al entrevistador, sin embargo no siempre es así, en muchas ocasiones los candidatos se presentan a las entrevistas sin la más mínima preparación, motivo por el cual en pocos minutos le transmiten al empleador que no son aptos para lo que se requiere en la empresa.

Encontrar un buen empleo va más allá de solo desearlo, es un proceso para el cual no podemos estar improvisando. A diario se realicen miles de entrevistas y se reciben miles de currículos, ¿cómo poder destacar entre tantos y lograr ser los elegidos? No es cuestión de suerte sino de preparación, hay que evitar los currículos con frases trilladas y las respuestas más comunes en las entrevistas, los reclutadores leen y escuchan cientos de ellas diariamente.

Sobre el autor: Omar García