Google cuenta con una amplia gama de productos y servicios, dentro de los cuales, se encuentra Google Ventures, una iniciativa que apoya a emprendedores en Estados Unidos y recientemente en Europa. Dentro de los recursos que ofrece Google Ventures en su sitio de Internet, se encuentra la sección de “Biblioteca”, donde se encuentra artículos muy interesantes, como el que a continuación queremos comentar.

Resulta difícil imaginar algún puesto de liderazgo, en el que no sea necesario ser un buen comunicador, es una habilidad indispensable que no a todos se nos da de forma natural. Así lo expresa Ken Norton, autor del artículo: “Communicating in color”.

True colorsExiste un modelo para conocernos a nosotros mismos y a otras personas, basados en nuestras personalidades, este modelo es llamado True Colors, y fue creado por Don Lowry. Usar True Colors para identificar nuestra personalidad y la de los demás nos proporciona ideas sobre las diferentes motivaciones, acciones y enfoques de comunicación. Lowry identificó cuatro temperamentos y a cada uno le asigno un color, no quiere decir que cada uno de nosotros deba encajar en un color, más bien son formas de comunicación que todos utilizamos, aunque es probable que tengamos una forma preferida de comunicarnos con los demás.

A continuación te presentamos los cuatro colores del modelo “True Colors”:

Oro. El primer color es el oro, las personas de este color son responsables, cuidadosas y detalladas. Estas personas anhelan la productividad más que otra cosa. Aprecian el orden y la puntualidad. Una persona color oro siempre lee las instrucciones. Si nos encontramos con una persona oro en nuestro equipo, debemos ser muy puntuales, establecerles metas claramente definidas y debemos reconocer sus logros. Este tipo de personas son esenciales para mantener un equipo honesto, organizado y enfocado en las cosas que son realmente importantes.

Naranja. Las personas de color naranja son por naturaleza solucionadores de problemas. Viven en el aquí y ahora. Buscan diversión y emoción. Nunca van a leer un manual de instrucciones. Si encontramos personas de color naranja en nuestro equipo de trabajo, debemos mostrar energía y entusiasmo. De ellos obtendremos colaboradores emocionalmente involucrados y comprometidos, dispuestos a tomar riesgos. Como líderes de estas personas, les debemos demostrar flexibilidad y hacerles ver que reconocemos sus ideas. Los naranjas empujan a los equipos a pensar en grande, a probar nuevas ideas locas y a ser más ambiciosos.

Azul. Las personas de color se preocupan, más que en otra cosa, de la gente. Disfrutan de encontrar el potencial en otros. Son empáticos, capaces de conectar con las personas. Este tipo de personas son las que prefieren resolver un problema cara a cara, en lugar de un correo electrónico. Con los azules debemos ser reales y sinceros, además de preguntarles cómo se sienten. Con ellos debemos demostrar nuestra preocupación acerca de cómo pueden impactar nuestras decisiones en la gente. Son además muy buenos para mantener la paz y la armonía dentro de un equipo.

Verde. Este tipo de personas buscan la precisión por encima de todo, sus decisiones son tomadas basadas en información no en sentimientos. Les gusta trabajar de manera independiente. Prefieren tratar los temas a través de correo electrónico a interrumpir su flujo de trabajo para una reunión. Con estas personas en nuestros equipos debemos estar bien preparados con datos. Estas personas están listas para debatir los pros y contras de distintos enfoques. Los verdes son los motores que mantienen al equipo con los pies en la tierra, construyendo e inventando sistemas inteligentes.

True Colors es una excelente herramienta, con la que debemos trabajar, en primer lugar con nosotros y después, para entender la mejor forma en que nos comunicaremos con los integrantes de nuestro equipo de colaboradores. Es increíblemente útil, pero no podemos esperar que nos lo explique todo, el ser humano es mucho más complicado y a diario debemos aprender una mejor forma para comunicarnos.

Sobre el autor: Omar García