Es bastante común ir a mitad de camino para darte cuenta que no se están cumpliendo los objetivos que se habían planteado en un inicio en la fase de planeación. ¿Cómo poder enderezar el camino? Bueno, pues precisamente para eso existe el proceso de Monitorear y Controlar dentro de los proyectos.

De acuerdo al PMBOK, Monitorear y Controlar el trabajo del proyecto es el proceso que consiste en monitorear, analizar y regular el avance a fin de cumplir con los objetivos de desempeño definidos en el plan para la dirección del proyecto. El seguimiento es un aspecto de la dirección del proyecto que se realiza a lo largo del proyecto. Consiste en recopilar, medir y distribuir la información relativa al desempeño, y en evaluar las mediciones y las tendencias que van a permitir efectuar mejoras al proceso. El seguimiento continuo proporciona al equipo de dirección del proyecto conocimientos sobre la salud del proyecto y permite identificar las áreas susceptibles de requerir una atención especial. El control consiste en determinar acciones preventivas o correctivas, o en modificar los planes de acción y hacer un seguimiento de los mismos a fin de determinar si las acciones emprendidas permitieron resolver el problema de desempeño. El proceso monitorear y controlar el trabajo del proyecto consiste en:

• Comparar el desempeño real del proyecto con respecto al plan para la dirección del proyecto.
• Evaluar el desempeño para determinar la necesidad de una acción preventiva o correctiva y para recomendar aquéllas que se consideran pertinentes.
• Identificar nuevos riesgos y analizar, revisar y monitorear los riesgos existentes del proyecto, para asegurarse de que se identifiquen los riesgos, se informe sobre su estado y se implementen los planes apropiados de respuesta a los riesgos.
• Mantener, durante la ejecución del proyecto, una base de información precisa y oportuna relativa al producto o a los productos del proyecto y su documentación relacionada.
• Proporcionar la información necesaria para sustentar el informe de estado, la medición del avance y las proyecciones.
• Proporcionar proyecciones que permitan actualizar la información relativa al costo y al cronograma actual.
• Monitorear la implementación de los cambios aprobados cuando éstos se produzcan.

Realizar un análisis de cómo va el proyecto es una tarea que se debe realizar constantemente, y el proceso de monitorear y controlar el proyecto nos permite realizar de manera adecuada este análisis.

Sobre el autor: Omar García