El mundo de los negocios, al igual que muchos otros factores en la vida cotidiana, se ha visto revolucionado por los avances tecnológicos, la forma tradicional de trabajar desde una oficina ha dejado de ser, para muchos, algo imprescindible. La cultura del “Home Office” ha ido ganando terreno en los países hispanoamericanos aunque muchas empresas aun lo ven con reservas, pues sienten la necesidad de ver a sus empleados físicamente para saber que están produciendo.

Ya sea por comodidad, por políticas de la empresa, para ahorrar la renta de una oficina o incluso porque las vacaciones están por comenzar, te compartimos 5 recomendaciones para que puedas laborar eficazmente aun estando fuera de la oficina.Home Office

1. Una buena conexión a Internet. Es complicado imaginarse un negocio en el que no se tenga Internet como una herramienta vital para desempeñar nuestras tareas laborales. A diario envíanos y recibimos correos electrónicos, compartimos archivos, accedemos a sistemas online como los portales de los bancos, realizamos llamadas de voz e incluso llegamos a hacer video conferencias. Gran parte de nuestras actividades dependen en gran medida de Internet por lo cual es importante garantizar una buena conexión que esté disponible en todo momento y a una buena velocidad.

Internet se ha vuelto una herramienta más de trabajo y no podemos prescindir de ella, a todos nos resultaría frustrante tener que responder un correo electrónico importante y no contar con el servicio en ese momento.

2. Definir un espacio de trabajo. Trabajar fuera de la oficina no quiere decir que nos vamos a relajar y trabajaremos desde la comodidad de nuestra cama. Debemos ser ordenados y elegir un espacio que cuente con lo mínimo necesario para llevar a cabo nuestras funciones, alejados lo más que se pueda de cualquier fuente de distracción. Muchas personas hoy en día solo necesitamos un lugar donde podamos conectar nuestra computadora y tener acceso a Internet para poder trabajar.

En caso de trabajar desde casa es recomendable hacerle ver a nuestra familia que determinado espacio es ahora nuestra oficina y que requerimos de privacidad.

3. Definir un horario. Insistimos, trabajar fuera de la oficina no es sinónimo de relajación, debemos tener la disciplina de trabajar bajo un cierto horario, tomando en cuenta que tal vez nuestro equipo de colaboradores, clientes o proveedores, intentarán ponerse en contacto dentro de lo que se considera “horario de oficina”.

Quizá algunos trabajos no exigen que estés coordinado con otras personas en cuanto a horarios y más bien se buscan cumplir objetivos en una fecha determinada, aun así es recomendable que asignes el número de horas que le dedicarás por día y no malgastar el tiempo.

4. Platicarlo con la familia. En caso de no vivir solo es muy importante platicar el nuevo estilo de trabajo con la familia, con la que vive con nosotros, e incluso platicar con familia y amigos que puedan querer comenzar a visitarnos por el hecho de saber que estamos en casa. El hecho de vernos en casa puede parecer a la vista de familiares y amigos, que estamos disponibles para otras actividades, como acompañar a nuestra pareja de compras, ir por un encargo al supermercado o recoger a los niños del colegio.

Trabajar fuera de la oficina sin duda representa una flexibilidad que difícilmente se tiene desde una oficina, pero no debemos perder de vista que ya sea desde la casa o en la oficina, el trabajo debe ser cumplido en tiempo y forma.

5. Mantener el sentido de pertenencia. Trabajar a distancia tarde que temprano genera un sentimiento de aislamiento pues no se tiene contacto con compañeros de oficina como es el modelo tradicional de trabajo. Es recomendable organizar reuniones semanales o quincenales en la oficina, no sólo para mostrar los avances del trabajo sino para que empleados y empleadores mantengan un vinculo de convivencia.

Otra recomendación es mantener una comunicación activa, no solo por correo electrónico sino también a través de teléfono y videoconferencias.

El trabajo a distancia suele tener muchas ventajas y creemos que el principal factor para que llegue a funcionar un estilo de trabajo así es la autodisciplina por parte del trabajador, no cualquier persona tiene la madurez adecuada para asumir dicha responsabilidad.

Si consideras que estos consejos han sido de utilidad o tienes más que nos quieras compartir, no dudes en dejarnos un comentario.

Sobre el autor: Omar García

Opt In Image
¡Suscríbete a Proyectum!

Recibe lo mejor de Proyectum en tu correo