Aunque la estimación de tiempos es una parte fundamental para el desarrollo de un proyecto y existen una gran cantidad de metodologías, procesos y herramientas para estimarlos, en muchas ocasiones ésta estimación no toma en cuenta diversos factores que pueden retrasar las actividades de un proyecto.

Estimar la duración de las actividades, según el PMBOK, es el proceso que consiste en establecer aproximadamente la cantidad de periodos de trabajo necesarios para finalizar cada actividad con los recursos estimados. El estimado de la duración se elabora de manera gradual, y el proceso evalúa la calidad y disponibilidad de los datos de entrada. Por ejemplo, conforme va evolucionando el trabajo de ingeniería y diseño del proyecto, se dispone de datos más detallados y precisos, lo cual mejora la exactitud de los estimados de la duración. Por lo tanto, puede suponerse que el estimado de la duración será cada vez más preciso y de mejor calidad.

Normalmente esta estimación de actividades se realiza tomando como parámetro un día laboral de 8 horas, aunque sabemos que si descontamos los tiempos muertos como son: Los 15 minutos que se llega tarde a la oficina, el tiempo en lo que revisas tus redes sociales y tus mails, cuando vas por el café, cuando vas al baño y cuando vas a comer entre otros, el tiempo real que se labora en un día se ve reducido considerablemente.

Cumplir con los objetivos en la fecha establecida es la meta a la que planeamos llegar y al igual que es un error no tomar en cuenta los tiempos muertos al momento de la planeación y gastar el tiempo en actividades que no corresponden al proyecto en la fase de desarrollo, también es un error volcarnos a cumplir objetivos a costa de nuestro tiempo y salud.

El descuidar aspectos como el no comer y dormir bien, puede comenzar a derivar en problemas de salud que en un momento dado pueden manifestarse de forma grave. Cuidar de nuestra salud es tan importante, o más, como cumplir las fechas establecidas del proyecto. Por una parte la estimación de los tiempos debe ser minuciosa para ser lo más exacta posible para que nuestros colaboradores no sacrifiquen su salud y por otra se debe encontrar una forma adecuada para que los tiempos muertos se vean reducidos a lo mínimo posible.

Sobre el autor: Omar García