A lo largo del proyecto se nos presentan diferentes problemas que tal vez en su momento nos parecen insignificantes, si no se documentan estos problemas y cómo se les dio solución, estaremos dejando escapar información que puede ser relevante en un futuro.

Basándonos en el capítulo 10 del PMBOK, sobre la distribución de la información, la documentación de lecciones aprendidas incluye las causas de los incidentes, el razonamiento subyacente a la acción correctiva elegida y otros tipos de lecciones aprendidas sobre la distribución de la información. Las lecciones aprendidas se documentan y distribuyen a fin de que pasen a formar parte de la base de datos histórica tanto del proyecto como de la ejecución ejecutante.

Tener bien documentados los problemas que se han presentado a lo largo del proyecto nos va a permitir ahorrar tiempo al no estar buscando una solución de algo que ya se ha presentado. De muy poco servirá tener documentados los problemas que se han presentado si no llevamos un control de estos documentos, si nadie más dentro del equipo los conoce o si no se van actualizando.

Documentar las lecciones aprendidas y tener un control sobre esta información nos ayudará para no volver a tropezar con la misma piedra.

Sobre el autor: Omar García