Autor: José Luis Flores Pérez, MDO

Copyright© 2007-2011 TenStep Latinoamérica S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.

 

Se le denomina Efecto Boomerang en psicología social, al evento que ocurre cuando una tentativa de persuasión tiene el efecto inverso de aquel que se espera y en contraparte refuerza las actitudes del blanco antes de modificarlas. Esto fue postulado por Kiesler, Mathog, Pool y Howenstine en Commitment and the boomerang effect: TIENE field study. Incluído en The psychology of commitment: Experiments linking behaviour to belief.

El término Efecto Boomerang describe los efectos de un cambio deliberado cuyos efectos escapan al control de aquellos que lo introdujeron. Un ejemplo clásico es la introducción de conejos en Australia por parte de los europeos, lo que se convirtió en un daño al ecosistema ya que los conejos no tenían depredadores naturales y se alimentaron de las plantas nativas, dejando el suelo expuesto y vulnerable a la hoja, barranco y la erosión del viento. La eliminación de esta capa superior del suelo es devastadora para la tierra, ya que toma muchos cientos de años para regenerarse. Se trató de resolver el problema liberando zorros para que controlaran el crecimiento de la población de conejos y evitar que siguieran, como especie invasiva, dañando el ecosistema. Sin embargo los zorros terminaron alimentándose de la vida silvestre nativa.

En marketing social, el Efecto Boomerang se produce como resultado del cambio de actitud intentado. Si alguien hace un fuerte intento para cambiar la actitud de un prospecto hacia un objeto, el prospecto responderá con una respuesta igualmente fuerte, incluso si, antes de la confrontación, el prospecto mostró una actitud débil hacia el tema.

En Dirección de Proyectos el Efecto Boomerang tiene varios matices. Uno de ellos es la gestión de expectativas del proyecto. La expectativa es la posibilidad razonable de que algo suceda. El gerente del proyecto al comunicarse con el patrocinador, con el cliente y con el equipo de trabajo tiene la responsabilidad  debe de ser cuidadoso porque todos tienen una expectativa sobre el proyecto. El mantener la expectativa acorde con la realidad es muy importante. El tratar de decir lo que los demás quieren escuchar es un grave error en el que fácilmente se puede incurrir. Cuando se intenta transmitir un escenario optimista del progreso de un proyecto cuando en verdad se está teniendo una situación muy complicada tiene como resultado un efecto contraproducente, porque a fin de cuentas eventualmente será visible el estatus real del proyecto. Lo más triste es que el gerente de proyecto pierde credibilidad, algo muy difícil de recuperar. Los posteriores actos de comunicación tendrán como resultado aversión al recibirlos.

Otro aspecto es el de la motivación. Un gerente de proyecto tiene el atributo y la responsabilidad de influir en el equipo de trabajo. Sin embargo, en ocasiones, en aras de tener un equipo motivado se puede exagerar en una falsa promesa por el resultado del proyecto (una posible promoción, un posible incremento de sueldo, etc.), el poner la zanahoria enfrente de la gente para obtener su máximo esfuerzo y compromiso es fatal si no se tiene la suficiente autoridad y poder para otorgar lo ofrecido.

Como dice el refrán: “El camino al infierno está sembrado de buenas intenciones”. Podemos tener genuinamente la mejor voluntad para lograr las cosas. No obstante debemos ser conscientes de lo que podemos provocar con nuestras acciones. El Efecto Boomerang nos está esperando.

 

José Luis Flores Pérez es Director Editorial de TenStep Latinoamérica y tiene más de 30 años de experiencia en Dirección de Proyectos de TI. Cuenta con una Maestría en Desarrollo Organizacional y tiene estudios de Doctorado en Ciencias de la Administración.